Por Jaime Fidalgo Santos Linkedin

Jaime Fidalgo
Jaime Fidalgo

Por Jaime Fidalgo Santos Linkedin

El día 01 de junio de 2021, el presidente de la República de El Salvador, Nayib Bukele, presentó la iniciativa para la emisión de la Ley bitcoin. El día 08 de junio de 2021, la asamblea legislativa se pronunció con dictamen favorable a la creación de la citada Ley. Finalmente, el 07 de septiembre de 2021, entra en vigor [2]. Este proyecto, por la gran incertidumbre que presenta, ha generado controversia tanto dentro del país, como en la comunidad internacional. El objetivo del presente documento consiste en el análisis de dicho proyecto. Para ello, primeramente, se explicará el funcionamiento de este. Seguidamente, se expondrán tanto los puntos favorables como desfavorables. Por último, se propondrán mejoras al esquema propuesto por El Salvador

Bitcoin como medio de pago en el Salvador

Funcionamiento del Proyecto

El funcionamiento del proyecto se fundamenta en 3 iniciativas del Gobierno. La ley bitcoin, la billetera electrónica “chivo wallet” y las medidas de fomento de implantación de uso.

La ley bitcoin, consta de 16 artículos [3]. En ella, se establece la regulación del bitcoin como moneda de curso legal, irrestricto con poder liberatorio, ilimitado en cualquier transacción y a cualquier título que las personas naturales o jurídicas públicas o privadas requieran realizar [Ley bitcoin, art.1]. Adicionalmente, se establece que la conversión bitcoin-USD estará determinada por las fuerzas del mercado [Ley bitcoin, art.2], que todo precio podrá ser expresado en bitcoin [Ley bitcoin, art.3], que todas las contribuciones tributarias podrán ser pagadas en bitcoin [Ley bitcoin, art.4] y que todo agente deberá aceptar el bitcoin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio [Ley bitcoin, art.7].

Adicionalmente a la citada ley, el Estado ha puesto a disposición de los ciudadanos una criptocartera custodiada conocida como “chivo wallet”. Esta cartera da acceso a la Lightning Network, para crear canales de pago instantáneos con bitcoin. Además, no tiene comisiones para los habitantes de El Salvador y permite realizar la conversión instantánea a USD, para aquellos ciudadanos que por ley deben aceptar bitcoin en sus comercios, pero quieran recibir el pago en USD (Servicio respaldado por un fideicomiso estatal, creado por el Banco Central y financiado con 150 millones de USD) [4].

Respecto a las medidas de fomento del uso de bitcoin, el Estado ha puesto en marcha un programa de educación. Este programa, consiste en la distribución por el país de un equipo de 4.000 formadores en aproximadamente 50 puntos fijos, situados en las proximidades de las instituciones financieras y en los lugares de mayor actividad comercial [5]. Adicionalmente, se ha desplegado una red de 200 cajeros automáticos en los que los ciudadanos que posean bitcoins podrán retirar USD físicos (Avalado por el fideicomiso citado anteriormente) [6]. Como última medida promocional del proyecto, el Estado realizó la creación de un bono regalo de bitcoins valorado en 30 USD para todos aquellos ciudadanos que se descarguen la “Chivo Wallet” [7].

Puntos favorables

El proyecto de implantación de bitcoin como moneda de curso legal, dadas algunas de las características de la criptomoneda, sin duda ofrece una serie de puntos favorables de los cuales, se resume a continuación los más importantes:

  • Favorecimiento de la inclusión de la población dentro del sistema financiero. Aproximadamente el 70% de la población no posee cuenta bancaria, operando dentro de la economía informal [8]. El uso de bitcoin podría mejorar las oportunidades de la población en este aspecto, facilitando el acceso a servicios financieros básicos.
  • Disminución de los costes de transacción de las remesas. Se estima en 6000 millones de USD el montante total de las remesas que se envían anualmente a este país, lo que corresponde a un 22% de su PIB [9]. En algunos casos las comisiones para la ejecución de estas transacciones llegan hasta el 30% del montante por lo que sin duda bitcoin ofrece una alternativa interesante.
  • Reducción de la dependencia del dólar. La implantación de bitcoin supone la reducción de la dependencia de los Estados Unidos y de políticas monetarias impuestas por terceros que pueden no estar alineadas con los intereses del país.
  • Alternativa a las divisas inflacionarias. La moneda nacional, el Colón, ya no está en circulación. En el contexto centroamericano de economías en situación de hiperinflación, con divisas nacionales totalmente devaluadas, el bitcoin, por su naturaleza deflacionaria, ofrece una alternativa.

Otras ventajas son:

  • Posicionamiento de El Salvador en la vanguardia del uso de la tecnología y el crecimiento económico.
  • Atracción de empresas del sector y generación de puestos de trabajo.
  • Uso de una moneda global (no centralizada) sin barreas geográficas.
  • Bitcoin como instrumento de inversión puede aumentar la riqueza de los salvadoreños. Con las plusvalías generadas desde la implantación se ha financiado la construcción de un hospital veterinario y el gobierno se compromete a ejecutar 20 escuelas [10].

Puntos desfavorables

En contrapartida a los puntos favorables se resumen a continuación los puntos desfavorables más notables:

  • Volatilidad de la moneda. Bitcoin es una moneda volátil y el fuerte carácter especulativo de su mercado puede afectar al comercio, el ahorro, las pensiones o los salarios, desestabilizando fuertemente el sistema financiero salvadoreño.
  • Riesgo del tipo de cambio. Derivado de la volatilidad, no está claro quien asume el riesgo del tipo de cambio de la divisa. Si bien la funcionalidad de conversión instantánea BTC-USD que ofrece chivo wallet hace pensar que es el Estado quien asume este riesgo. El hecho de que el Estado se financie con impuestos provoca indirectamente que sea la ciudadanía quien realmente lo asuma.
  • Población poco preparada y empobrecida. Es importante tener en cuenta que en El Salvador, solo el 50% de la población dispone de acceso a internet y la cuota de mercado de los Smartphones se sitúa en un 40%, escaso si se considera la implantación de una divisa exclusivamente digital.
  • Control de la población. La naturaleza custodiada de chivo wallet convierte la billetera electrónica en un instrumento de control de la población por parte del gobierno.
  • Ley sin el carácter técnico esperable. La ley bitcoin, con sus 16 artículos carece del análisis y la rigurosidad que se espera para la implantación de un proyecto de semejantes dimensiones e implicaciones.
  • Problemas medioambientales. La prueba de consenso Proof of Work utilizada por bitcoin consume grandes cantidades de energía. Si muchos países siguiesen el ejemplo del El Salvador, las consecuencias para el medio ambiente podrían ser graves.

Otros puntos desfavorables son:

  • Problemas técnicos y dificultades de uso para una población con poca cualificación.
  • No reversibilidad de las transacciones.
  • Bajada del rating crediticio del país dado el riesgo de tipo de cambio de la moneda.
  • 66% de la población se posiciona a favor de derogar la ley bitcoin [11].

Propuesta de mejoras

Si bien es cierto que el proyecto presenta puntos desfavorables importantes, las bondades que este podría suponer para la población hacen que merezca la pena estudiar alternativas al modelo de implantación presentado por El Salvador.

Se propone el uso de una StableCoin con colateral en USD en lugar del bitcoin. Este cambio permitiría aprovecharse de muchos de los puntos positivos del proyecto como la mejora de la inclusión financiera, la reducción de los costes de comisión de las remesas o el posicionamiento de El Salvador en la vanguardia tecnológica.

Si bien es cierto que con esta propuesta se reducen algunas de las ventajas como la reducción de la dependencia del dólar o la naturaleza deflacionaria del bitcoin, se reducirían, de igual manera, muchos de los riesgos asociados al proyecto, como la reducción del riesgo del tipo de cambio o de los problemas medioambientales derivados de la PoW si se escoge otro mecanismo de consenso para la nueva divisa.

De esta manera, el proyecto resultante sería menos agresivo. No cabe duda de que bitcoin, por sus características, tiene potencialmente un gran futuro por delante. Sin embargo, no hay que olvidar que en el punto en el que nos encontramos, este futuro es todavía incierto y su adopción como moneda de curso legal tiene implicaciones de gran calado para la vida de la gente, tanto en su presente como en su futuro.

El hecho de escoger bitcoin en vez de una StableCoin, la rápida adopción desde su propuesta y el autoritarismo con el que el presidente Nayib Bukele lo decidió implantar en su país, hace pensar que hay intenciones especulativas detrás del proyecto, lo cual, desde una perspectiva de valoración Europea, parece totalmente inapropiado.

¿Quieres obtener el mismo conocimiento que Jaime?

APRENDE MÁS CON EL MÁSTER EXECUTIVE EN BLOCKCHAIN

Referencias

Bitcoin como medio de pago en el Salvador